La criminalización de los videojuegos

viernes, 4 de junio de 2010

Hoy he visto una imagen en ALT1040 que me ha resultado muy graciosa y a la vez me ha hecho recordar un montón de noticias, y eso que la noticia hablaba sobre el tiempo que los oficinistas habían perdido jugando con el Pac-Man de Google, del que ya hablé anteriormente y como podréis comprobar me ocurrió lo mismo, estuve un rato enganchado.

Vamos, que la noticia no tenía nada que ver. Esta es la imagen en cuestión:


Traduzco:

"Los videojuegos no afectan a los niños; Si Pac-Man nos hubiera afectado de niños estaríamos corriendo en habitaciones oscuras, masticando píldoras mágicas y escuchando música electrónica repetitiva"


El chiste está bien claro. Pero no todos son así de graciosos, aunque algunos de ellos provoquen risa como los que vienen después.


No te pierdas el vídeo tras el salto, no tiene desperdicio. ¿O sí?







Es un tema recurrente, manido, repetido hasta la saciedad. Sensacionalismo puro y duro del que la gente de a pie se horroriza durante unos 3 minutos, lo que dura la noticia en el telediario, y después, afortunadamente, olvida.

Hay que recordar que este tipo de software de entretenimiento posee una clasificación llamada PEGI, Información Paneuropea sobre Juegos (padres angustiados de hijos enganchados, visítenla aquí), que advierte sobre edades recomendadas de uso y alertas de contenido, como violencia o sexo.

Para el aficionado a los videojuegos resulta cada vez más cansino, incluso con un punto humorístico, dados los artículos de diversos medios, en los que periodistas, autoridades competentes o investigaciones de prestigio (ejem...) vuelcan sus declaraciones y de las cuales se pueden extraer perlas como éstas:






"Las reacciones cerebrales de las personas que juegan con videojuegos en exceso son similares a las de los alcohólicos", (Ralf Thalemann, Instituto de Medicina Psicológica de la Universidad Charité de Berlín)

“Pasar dos horas jugando a un videojuego es equivalente a tomar una raya de cocaína. (Steve Pope, terapeuta, en Lancashire Evening Post)

"Hasta un 40 % de los niños y jóvenes que los usan padecerán hipertensión." (Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología)

"Podemos constatar que las malas compañías ya no hay que buscarlas fuera de la casa. Se encuentran dentro de ella, entretienen, divierten y pervierten, enseñan a matar, descuartizar, hacen que los niños y jóvenes jueguen a destrozar personas a pedazos, con sangre casi de verdad, sin inmutarse y lo peor es que son los mismos padres quienes a menudo facilitan el acceso de sus hijos a la acción violenta y perniciosa de algunos de estos juegos. Cuanto más mutilan, más matan, más puntaje obtienen." (Adriana Cabañas, microasist.com.mx)

También noticias del formato asesino de la katana o coreano mata a 800 en la universidad de Wisconsin por jugar al Counter Strike, y otras de diversa índole, en las que predomina el fomento de la violencia, la destrucción masiva y la posibilidad de que las neuronas de los niños, aún en formación, se degraden hasta convertirse en una papilla grisácea cuya única utilidad será la de condimento de ensaladas.

Por favor, no paréis de criminalizar a los videojuegos.

Sois una fuente de humor insustituible.

Artículos relacionados


Comments

No response to “ La criminalización de los videojuegos ”
Post a Comment | Enviar comentarios ( Atom )

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu opinión realizando un comentario interesante. Cualquier intento de Spam no será admitido.